No, no es un tren, es una Honda Monkey customizada

newsletter moteo

Muy probablemente no encontremos motos como esta Honda Monkey customizada en eventos de gran magnitud como el pasado EICMA, pero eso no quiere decir que no deje tanto o más boquiabiertos a todos los presentes como lo pueda hacer el último modelo de cualquier marca reconocida. Mires por donde mires a esta belleza en miniatura es imposible no pensar que es una obra de arte sobre dos ruedas única en el mundo.

Desde que la Honda Monkey naciera a mediados de la década de los 60 del siglo pasado no ha dejado de dar alegrías a la marca nipona pero sobre todo a sus usuarios y a los que las vemos rodar por las calles, sea cual sea su color o forma. En este ejemplo de Honda Monkey customizada podemos ver que el límite es el propio infinito, ya que pocas veces hemos visto una Monkey con una transformación tan radical y diferente como esta que hoy os traemos.

La Honda Monkey customizada que podéis ver en las imágenes fue presentada en la pasado Hot Rod Show de Bangkok y está creada por Chayakrit Kaewwongwan, más conocido en el mundillo como Winny Boy. Chayakrit se enteró de la celebración del Hot Rod Show y decidió presentar en ese salón esta Monkey tan especial que en realidad tenía preparada para presentar en evento local de menor envergadura.

Por ese motivo y aunque parezca increíble, el tiempo de fabricación de esta preparación fuese de tan solo 10 días, ya que la carrocería ya estaba prácticamente fabricada. La referencia para Chayakrit fue muy clara desde el principio, ya que siempre le ha fascinado la estética modernista y futurista de una locomotora fabricada en los años 30 por Baldwin Locomotive, de la que destaca ante todo su forma aerodinámica. Si comparamos la imagen del tren con la de esta pequeña Monkey, el parecido es mucho más que razonable, demostrando el trabajo exquisito en esta preparación.

Para la fabricación de la carrocería se ha utilizado un plástico ABS, con el que el diseñador trabaja a diario, se siente muy cómodo con y además gana en ligereza, algo muy importante al tratarse de una moto con poca potencia y cada gramo de menos cuenta. En el resto de componentes se han combinado piezas originales con otros repuestos de terceros. Algunos de estos son los amortiguadores traseros Murazaki más bajos que los de serie o las llantas D-project que son algo más anchas de lo normal.

Los cambios y las mejoras que Chayakrit introdujo en este proyecto hicieron que los jueces de la feria la otorgasen el galardón a “La Mejor Minimoto” del evento, algo que creo que no sorprende a nadie y que deja el listón de preparaciones de la Monkey muy alto.