Shapeheart Pro: utilidad para el día a día

0
Shapeheart Pro @ Moteo.es
Gama MITT 2024

Poder contar con la ayuda de nuestro móvil a modo de GPS mientras recorremos nuestro camino sobre nuestra moto es una de las mayores ayudas que existen, dándonos la garantía de que llegaremos a nuestro destino aunque no conozcamos la ruta. Desde los recorridos y trayectos más cotidianos hasta los largos viajes, conseguir que dispongamos de esta información justo sobre el manillar de nuestra moto es la misión del Shapeheart Pro, un accesorio creado para permitirnos colocar nuestro smartphone de manera segura a la vista.

Especialmente diseñado para cumplir con este cometido, el Shapeheart Pro aprovecha un sistema de imanes y de sujeción al manillar para permitir una visualización y seguridad perfectas en todo momento. Este sistema, que es uno de los múltiples disponibles dentro del catálogo del fabricante francés, es también compatible con las bicicletas gracias a su sencillez de instalación.

El kit del Shapeheart Pro está compuesto por una abrazadera metálica de dos piezas que incorpora una superficie magnética que se fija al manillar con dos tornillos allen. Para evitar vibraciones y conseguir un acoplamiento perfecto en manillares desde los 20 hasta los 28 milímetros de diámetro incorpora también dos gomas de distinto grosor. El móvil se introduce en una funda textil impermeable y completamente táctil que lleva insertado otro imán en su base, uniéndose fuertemente ambos. El kit incluye también la llave allen necesaria para el montaje, los tornillos y una práctica bolsa de tela para poder llevarlo todo si lo desmontamos.

Moto Morini Calibro

Su colocación en el manillar es muy sencilla y puede realizarse en unos segundos. Basta con elegir bien la posición que tendrá la abrazadera que lleva el imán incorporado y apretarla bien, eligiendo la goma que mejor se adapte al grosor para trabajar como junta entre ambas piezas metálicas. Aunque parezca un sistema sencillo, lo cierto es que es muy efectivo, ya que en ningún momento se perciben vibraciones durante la marcha que puedan afectar a la correcta visualización.

Lo único que debemos tener en cuenta es configurar apropiadamente el brillo de la pantalla para que no perdamos ningún detalle por posibles reflejos de la funda. De la misma manera, el imán es lo suficientemente potente como para que nuestro móvil no corra peligro a unas velocidades razonables, permitiéndonos en todo momento ver el navegador durante la marcha.