Nunca un kit de fibra de carbono ha hecho tanto por una moto

0
La mayoría de las piezas del kit de la Yamaha XSR700 están hechas a mano
Yamaha XSR700
Gama MITT 2024

Esta es una de esas veces en las que piensas que algo es difícilmente mejorable, pero llega alguien y te da un golpe de realidad, que, por otro lado, es un golpe tremendamente satisfactorio. Y es que si la Yamaha XSR700 es una moto atractiva para los amantes de los modelos clásicos, gracias a este kit Tyrant de fibra de carbono se convierte en única.

Hablamos del modelo de media cilindrada de estilo retro de la familia Sport Heritage de la marca nipona, que comparte catálogo con la imponente XSR900 y la pequeña de la familia, la XSR 125. Todas ellas gozan de la última tecnología, pero de lo que realmente pueden presumir es de una estética clásica diferenciadora.

Sin embargo, como nos ha pasado en otros casos, siempre hay personas inconformistas y que se niegan a pensar que las cosas no pueden mejorarse, o al menos intentarlo. Ese es el caso del dueño del taller taiwanés Hoo-Bue, el diseñador Jurmol, quien está especializado en customizar estas motos y con el kit Tyrant de la Yamaha XSR700 ha vuelto a sorprender a propios y extraños.

El kit de la Yamaha XSR700 está compuesto por más de 15 piezas

Casi todo en el kit Tyrant para la Yamaha XSR700 está fabricado a mano

Se trata de un kit compuesto por más de una quincena de piezas, fabricadas todas ellas a mano en fibra de carbono. Con todos ellos, el artista asiático ha conseguido transformar a la naked retro de Yamaha en una moto al más puro estilo de las flat track norteamericanas.

Lógicamente, lo más llamativo de este conjunto es la presencia de la fibra de carbono, aunque puede que dentro del kit lo que más destaque sean la nueva pieza que rodea al faro delantero y el colín. Con ellos, la personalidad de la XSR700 cambia por completo y son los grandes protagonistas en la estética flat track de la que hemos hablado antes.

Dentro del kit también se incluyen bombillas de tipo LED para ambos faros (incluidos los intermitentes traseros), nueva funda del asiento, toda la tornillería necesaria para su montaje y un nuevo soporte de matrícula que se ancla al basculante. Con este último, la placa pasa de estar situada bajo el colín en la Yamaha XSR700 de serie, a hacer las funciones de guardabarros trasero con el kit Tyrant.

Según informa el fabricante asiático, este kit está disponible para los modelos que van desde el año 2017 hasta el actual y tiene un precio al cambio de poco más de 1.500 €. Todas las piezas se fabrican bajo pedido y por eso los plazos, desde que se realiza la reserva, van desde 7 a 20 días laborables.