Esta Kawasaki H2R con óxido nitroso podría estar perfectamente en el garaje de Dominic Toretto

0
Esta brutal Kawasaki H2R tiene dos botellas de óxido nitroso
Kawasaki H2R
Gama MITT 2024

Todo en la vida y en el mundo en el que vivimos tiene sus límites, pero en ocasiones estos son solo los que nosotros mismos nos imponemos y los reales están mucho más lejos de lo que imaginamos. Una de las motos más brutales de la última década es sin duda la Kawasaki H2R, una hiperdeportiva que supera holgadamente los 300 CV de potencia, ¿quién necesitaría más?

Pues bien, no sabemos si el protagonista de esta historia necesitaba más o simplemente quería poner a prueba a esta moto japonesa y por supuesto, a sí mismo. El caso es que el dueño de esta bestial H2R se llama Ayumu Kawamata, un loco del mundo del motor que posee varios vehículos de dos y cuatro ruedas, todos ellos modificados al extremo, como era de esperar.

El modelo base no necesita presentación alguna, se trata de la Kawasaki H2R, la hiperdeportiva que marcó un antes y un después en la historia de las motos cuando se lanzó al mercado en 2015. Se trata de una moto con un motor de 1.000 c.c. sobrealimentado mediante un turbo que en condiciones normales declara una potencia oficial de 310 CV. Ya solo con ese dato sobrarían la mayoría de las palabras, pero para nuestro protagonista no era suficiente…

Esta puede ser la única Kawasaki H2R con óxido nitroso en el mundo

Pero el rendimiento extremo de este modelo de serie no acaba aquí, porque desde hace unos años los ingenieros nipones añadieron un sistema que optimiza más aún el flujo de aire, con lo que se aumentan los caballos hasta los 326. Como es lógico, el resto del conjunto va acorde a estas cifras, tanto en la parte ciclo, como la electrónica, son apartados que también destacan por su avanzada tecnología.

Sin embargo, el mundo está lleno de inconformistas y es ahí donde entra el protagonista del video que puedes ver sobre estas líneas. La Kawasaki que encargó en su momento tiene algunas modificaciones estéticas como las luces dinámicas en el frontal, aunque lo realmente llamativo está en su parte posterior.

Seguro que te has fijado en el basculante de grandes dimensiones de esta moto, algo que mejora la aceleración a la hora de abrir el gas sin piedad en esta bestia -ya que se reduce el levantamiento del tren delantero y se mejora su tracción- pero que va en detrimento de su agilidad (algo que creemos que no le importa demasiado al dueño). Si esto no era suficiente, si sigues hacia atrás y levantas unos centímetros la mirada, verás como asoman dos botellas plateadas bajo el colín.

Efectivamente, se tratan de dos botellas de óxido nitroso, al más puro estilo 2 Fast 2 Furious. Desconocemos cuánto mejoran el rendimiento de esta moto estos dos depósitos, pero si de verdad son funcionales, habrán requerido de una profunda modificación y refuerzo de ciertos elementos dentro del motor para que soporten el incremento de fuerzas.

Y sobre todo, la aceleración y la velocidad máxima serán literalmente de otro planeta, porque si de serie podemos llegar a 326 CV en esta moto, con la incorporación del óxido nitroso a la ecuación las cifras pueden ser completamente inverosímiles. Que tomen nota los responsables de la mítica saga de películas, porque aquí pueden tener a otra estrella del cine en ciernes.