Honda XR650L: más de 30 años de historia y leyenda viva

0
El motor de refrigeración por aire de la Honda XR650L entrega 34 CV
Honda XR650L-4
Gama MITT 2024

Son muchos los modelos que están durante décadas a la venta, pero que con el paso de los años cambian y evolucionan. En cambio, son tremendamente escasos aquellos que con el paso del tiempo prácticamente no cambian nada, como por ejemplo la Honda XR650L, que con más de 30 años sigue siendo la misma moto.

Aparte de tener un presente genuino y poco común, los inicios de la XR650L fueron todavía más rocambolescos. El origen de esta moto está a principios de los años 90, cuando un empleado estadounidense del departamento de I+D de la marca nipona juntó el chasis de la XR600 de aquella época con el motor de la NX650.

Los grandes responsables de Honda vieron que eso podría ir mucho más allá de solo ser una moto curiosa y en 1993 se presentó la Honda XR650L ante el gran público. Lo que para algunos no pasa de ser una reliquia del pasado, sin menospreciarla lo más mínimo, para otros sigue siendo una moto atemporal y casi a prueba de balas.

La Honda XR650L lleva más de tres décadas casi sin cambios

En 2024 cumple 31 años y en esta última generación la XR650L introduce nuevos gráficos en su decoración con colores diferentes a los del año pasado. El resto se mantiene inmutable, como es su ya mítico monocilíndrico de 644 c.c. y refrigeración por aire que desarrolla 34 CV de potencia.

Como puedes imaginar, la parte ciclo tampoco cambia y sigue siendo tremendamente sencilla a la par que eficaz y solvente. En el tren delantero monta una horquilla telescópica Showa de 43 mm y ajustable en compresión, mientras que el eje trasero lo gestiona un amortiguador de la misma marca, también configurable.

Todo en la Honda XR650L está pensado y enfocado hacia una conducción sencilla y polivalente, con la que moverse con soltura tanto por la ciudad como por las pistas de tierra en pequeñas escapas que queramos hacer. A pesar de su presencia, desde siempre esta moto ha sorprendido a todos los que la conducen por su buen manejo y respuesta en asfalto.

En la actualidad en la que vivimos, el apartado electrónico de las motos es uno de los más relevantes, ya que gestiona infinidad de sistemas y componentes en cuestiones de seguridad, confort o incluso mecánica. Pero en el caso de esta Honda imperecedera, la electrónica solo está presente en el encendido y en sus juegos de luces, lo que hace que las averías sean muchas menos y más sencillas de solventar.

Sin embargo, no todo podía ser bueno con relación a este mito viviente de la marca del ala dorada, ya que aunque sigue estando a la venta, tan solo se comercializa en mercados muy concretos, entre los que España no es uno de ellos.