Honda NSR500 Réplica: una moto de GP para ir a por el pan

0
réplica Honda NSR500
Honda NSR500 Réplica
Gama MITT 2024

Para los más nostálgicos, motos como esta Honda NSR500 Réplica son joyas, que aunque no son las originales al 100% evocan tiempos pasados que hicieron felices a miles de personas. Pero el ser una réplica, en este caso, se compensa de una manera de lo más práctica, y es que este modelo puede ser conducido por la calle sin ningún problema.

La NSR500 original de la marca nipona estuvo en fabricación desde 1984 hasta el 2002. Con su legendario motor V4 de 500 c.c. llevó a la compañía nipona al olimpo de las competiciones de dos ruedas ganando 10 mundiales en esos 18 años. Es más, de los últimos 8 mundiales de la era 2 tiempos, la NSR arrasó con siete de ellos. Valentino Rossi, Mick Doohan o Eddie Lawson son algunas de las leyendas que fueron capaces de domar a esta bestia y llevarla a lo más alto.

Esta Honda NSR500 ha sido “dulcificada” para poder ser usada por la calle

El actual dueño de esta réplica Honda NSR500 se llama Max y se hizo con ella estando a medias como proyecto de restauración. Sin pensarlo mucho supo que era un proyecto inabarcable para él y lo dejó en las manos del taller David Howard Racing, especialistas en réplicas de motos de competición. Este se decantó por un chasis FTR, empresa que suministró chasis a varios equipos de MotoGP, Moto2 y Moto3 durante varias temporadas.

Mecánicamente esta réplica Honda NSR500 ha sido “dulcificada” para poder ser usada por la calle. El propulsor sacado de una RG500 entrega una potencia de 120 CV y el conjunto declara un peso de tan solo 130kg. La relación peso/potencia es mucho más que satisfactoria y la convierte en una moto muy divertida y exigente a la par. Estéticamente el trabajo es obra de los chicos de Padded Cell Paint, quienes han replicado con todo detalle la NSR Rothmans que Doohan pilotó, con todas las piezas de la carrocería fabricadas en carbono y kevlar.

Aunque es uno de sus apartados más destacables, no solo la carrocería es digna de admiración, ya que en la espectacular moto encontramos otras piezas de alta calidad como la horquilla SP1, piezas de titanio, tijas de magnesio y la caja de cambios Nova Racing con cambio rápido.

En conclusión, esta réplica no es la NSR original ni mucho menos, pero es una versión mucho más que digna de una moto legendaria que además puede disfrutar su dueño Max en su día a día. ¿Qué más puede pedir un amante de las motos?