Construir una moto con una caja de galletas es posible, aunque no puedas montarte luego en ella

0
Esta puede es sin duda la mejor maqueta de una KTM 390 Duke que verás jamás
KTM 390 Duke
Gama MITT 2024

En la inmensa mayoría de las ocasiones, cuando hablamos de preparaciones de motos o modificaciones, se trata de customizaciones más o menos artesanales, dependiendo el caso. Pero lo de este video y este artista es un ejemplo totalmente aparte y digno de mención. En este video verás el proceso de creación de una KTM 390 Duke fabricada únicamente con cartón.  

Alguno podéis pensar que podría ser muy parecido a hacer alguna maqueta de las que todos hemos intentado terminar, al menos una vez en la vida. Pero nada que ver, este artista no utiliza ningún tipo de software, ni herramientas mecánicas, ni guías para llevar a cabo esta obras de arte.

Tan solo se vale de sus manos, lápiz, papel, cuchillas, reglas, compás y eso sí, no puede faltar el cartón de una caja de galletas de chocolate para darle color a la moto. Lo mires por donde lo mires es impresionante e incluso viendo el vídeo, observando cómo trabaja y el resultado que va obteniendo, sigue pareciendo casi un truco de magia.

Esta KTM 390 Duke de cartón lleva el modelismo a otra dimensión

Lo primero es plasmar en un folio a mano alzada todas y cada una de las piezas de la naked de gama media de la marca austriaca. Cuando decimos todas, son prácticamente todas, al menos todas las importantes que puede tener una moto. En las imágenes puedes ver como nuestro artista dibuja de manera detallada los planos del motor y sus componentes y como después le da forma en cartón al pistón, al cigüeñal e incluso a todos y cada uno de los soportes de los tubos del chasis para anclar el bloque en él.

Todo ello sin calcar nada, tan solo obteniendo las imágenes de internet y a ojo copiándolas desde la pantalla de su smartphone. Es impresionante ver cómo trabaja con la precisión de un cirujano al recortar todos y cada uno de los engranajes de la caja de cambios, para después ensamblarlos, como lo podría hacer un operario de la fábrica de Mattighofen, pero a escala claro.

Tras concluir la parte mecánica (que no es poco) se pone manos a la obra para continuar con la parte ciclo de la 390 Duke. Ya tenía el chasis hecho, pero ahora es el turno del basculante, las suspensiones y las ruedas. Como no puede ser de otra manera, todos y cada uno de los elementos son replicados hasta el más mínimo detalle en cartón, el cual, no podemos olvidar que está obteniendo de una caja de galletas de chocolate.

Podríamos estar días hablando de este proyecto, su nivel de precisión nos daría para ello y mucho más seguro, pero es mejor que las imágenes hablen por sí solas. Os recomendamos coger un buen bol de palomitas o vuestro aperitivo favorito y dejaros hipnotizar por este impresionante trabajo, que por cierto, tiene un resultado final que os dejará boquiabiertos y que esconde varias sorpresas.