Cómo tocar codo con una Yamaha R1 YART y destrozarla…

0
como tocar codo
Gama MITT 2024

Ya hemos visto en otras ocasiones cómo se las gastan las motos grandes y que hacer una tontería nos puede salir muy caro. Esta vez volvemos al Cañón de Azusa para comprobar cómo tocar codo con una Yamaha R1 YART te puede salir muy caro.

Hace tiempo, cuando alguien entraba a un circuito su obsesión era tocar rodilla a toda costa, pero los tiempos cambian y hoy la obsesión ha pasado a ser cómo tocar codo. Parece ser que, a pesar de todo, la evolución sigue su curso… Obviamente siempre hay lugares donde poder hacerlo y lugares donde no hacerlo y, curiosamente, hay gente que este concepto no lo tiene muy claro.

Un gran ejemplo es el que nos llega desde el Cañón de Azusa, en California, muy cerca de Los Ángeles. Ahora que Mulholland Drive se ha convertido en una senda para pasear tras los devastadores incendios, muchos aficionados se pasan por esta ruta y tal como nos pasaba con el viejo Mulholland, con él han llegado los vídeos.

En esta ocasión el protagonista es, un usuario de una Yamaha R1 YART que parece tener claro cómo tocar codo, aunque lo que se le olvidó el detalle de pensar que es importante no seguir tocando con el resto del cuerpo a continuación. Se puede apreciar en el vídeo, que es muy precipitado ya que el cámara seguía a otra moto, que el ángulo de inclinación es muy elevado y la velocidad no es la más adecuada.

Exceso de velocidad más exceso de inclinación, igual a problemas

¿Qué pasa cuando se juntan estos dos factores? Pues que el neumático delantero empieza a sufrir y puede perder agarre hasta el punto de que terminemos en el suelo. Justo esto es lo que le pasa al protagonista del vídeo y a tal velocidad que una vez se cae arrastra bastantes metros, tantos como para irse de excursión por el campo.

Por suerte solamente la R1 golpea contra el guardarraíl y el conductor con ínfulas de piloto se va por el otro lado del mismo. De lo contrario no estaríamos hablando de un simple arrastrón sino de algo más serio. Hasta con la moto tuvo suerte pues aunque va a tener que gastarse una buena suma en carenados el impacto contra el guardarraíl fue lateral y lo mismo ni se le han doblados las barras.