Adiós a las multas gracias a esta nueva patente de KTM

0
Con esta nueva patente de KTM se podrán evitar muchas sanciones
Patente de KTM
Gama MITT 2024

El sonido que produce una moto es uno de los principales temas de discusión desde siempre y uno de los puntos que se ataca con los nuevos requisitos de homologación. A pesar de lo cual, las normativas siguen siendo cada vez más estrictas, obligando a las marcas a trabajar en ese sentido y esta nueva patente de KTM puede haber dado con la clave.

Históricamente, el ruido que producen las motos ha sido uno de los grandes problemas que tenían los que no estaban subidos en ellas. Y es que los requisitos y las homologaciones han sido bastante laxas en este sentido hasta hace no demasiado tiempo, además de que los usuarios también introducían (y siguen introduciendo) modificaciones en sus monturas que bordean en ocasiones lo legal, arriesgándose a posibles sanciones.

Pero además de la contaminación acústica, el ruido excesivo de un motor también se traduce en unas emisiones de gases nocivos, en muchas ocasiones desmedidas y seguramente ilegales en este momento. El cuidado medioambiental no estaba entre las prioridades ni de las marcas ni de los usuarios hasta hace unos años, pero hoy en día se encuentra entre los primeros puestos de las listas de prioridad en todos los sentidos.

La patente de KTM te muestra una medición en tiempo real

Esta patente de KTM puede mejorar la salud de las personas y cuidar del medio ambiente

De ahí la importancia cada vez mayor de tomar medidas como la que propone la patente de KTM que hoy te traemos. La solución que sugiere la firma austriaca es al mismo tiempo sencilla y efectiva, y con la que busca reducir los decibelios que produce el escape de sus motos y así ser más respetuosa con las personas que les rodean y el medio ambiente.

Como puedes apreciar en los bocetos presentados, el sistema consta de varios sensores repartidos por puntos clave de la moto, como son el motor, el chasis, la carrocería y el escape. Estos sensores miden en tiempo real el nivel de decibelios que se están emitiendo en cada momento y el conductor tendría un indicador (de tipo velocímetro) en el que comprobar si el ruido que está produciendo está dentro de los límites o no.

Actualmente, en gran parte del territorio europeo el límite está establecido en 80 dB, aunque cada vez son más las regiones o ciudades que endurecen todavía más los requisitos. Algunas carreteras de los Alpes o incluso París, pueden multar a los usuarios aunque estén dentro del margen permitido de los 80 dB.

Pero gracias al avisador en tiempo real que propone la marca de Mattighofen, es el conductor el que puede adaptar su conducción a las circunstancias y sobre todo, al entorno donde se encuentre en cada momento. Aunque es ahí donde también puede estar el punto débil de la propuesta, ya que se ha de confiar en la responsabilidad de cada uno de hacerle caso al indicador o no. Veremos si finalmente se acaba de desarrollar el proyecto y llegado el caso habrá que ver sus resultados.