Honda CB360 customizada: segundas partes si pueden ser muy buenas

MITT MOTORS

Desde tierras estadounidenses, más concretamente desde Misuri, nos llega esta genial Honda CB360 customizada fabricada por la empresa Slipstream Creations. Esta scrambler de estilo neo retro estaba en el garaje de su propietario cogiendo polvo y ahora, después de horas de trabajo, ha vuelto a la vida con más estilo que nunca.

Según palabras del propio equipo del taller, el dueño llevaba varios años con el proyecto de esta preparación. Como a muchos nos ha pasado, la intención es muy buena y los inicios ilusionantes, pero por falta de tiempo y otros motivos este tipo de proyectos tienen muchas papeletas de acabar aparcados en el garaje. Así fue hasta que su propietario decidió poner esta Honda CB360 en manos de profesionales y después de varias semanas el resultado simplemente salta a la vista.

La Honda CB360 de 1974 de la que estamos hablando fue desmantelada por completo, pieza a pieza, clasificándolas e inventariándolas para tener muy claro lo que servía y lo que no. Una vez hecho este cribado los chicos de Slipstream Creations se pusieron manos a la obra para restaurar lo necesario y pedir las piezas nuevas que querían para el proyecto.

Además de encontrar el equilibrio entre piezas originales restauradas y piezas nuevas de recambio, algunas han sido fabricadas por el propio taller. Una de las más relevantes ha sido el subchasis de esta Honda CB360 customizada, en el que posteriormente montaron el asiento, también personalizado, que encaja a la perfección y en el que han incorporado de manera muy sutil una tira de LED que hace las veces de luz trasera.

En cuanto a los elementos mecánicos, se ha intentado mantener la esencia original en la mayoría de ellos, con su correspondiente limpieza y restauración por supuesto. El motor es el original y además tanto el filtro de aire como el carburador se han dejado bien expuestos para deleite de todos los que se crucen con esta CB360. Eso sí, algunos componentes como la horquilla y los amortiguadores traseros han sido mejorados y actualizados para ofrecer una conducción mucho más eficiente y cómoda.

Las llantas originales han sido sustituidas por unas de aluminio de radios de 18” y los frenos, aunque se planteó el cambiarlos por unos de disco, finalmente se decantaron por mantener los de tambor para aumentar su estética y espíritu retro. Destaca la doble salida de escape en la que el contraste entre los colectores acabados en negro satinado y los silenciadores de acero inoxidable no dejan indiferentes a nadie.

Para terminar no podemos dejar de mencionar el trabajo de pintura en combinación con los detalles de tapicería a juego. El esquema de color entre el blanco, amarillo, naranja y rojo conforman una estética sencilla y retro pero al mismo tiempo llamativa y atrevida.

El dueño de esta Honda CB360 customizada seguramente sea una persona más feliz ahora que antes, pero sobre todo habrá pensado más de una vez por qué no dio el paso de ponerse en manos de profesionales mucho antes.