Increíble preparación de una Triumph Speed Triple: «Frank»

newsletter moteo

A veces las cosas no son lo que parecen y esta preparación de una Triumph Speed Triple es una de ellas. Tiene nombre, Frank , y también muchas peculiaridades.

Hay historias que son dignas de contar y la de esta preparación de una Triumph Speed Triple es, precisamente, una. Esta moto con un toque campero retro nació de las manos de un publicista apasionado de las dos ruedas. Después de 10 años trabajando en una agencia, John Ryland fue despedido y decidió dar un valiente salto. En vez de buscar otra agencia en la que trabajar o montar la suya creó un taller de preparaciones.

Eso fue en 2011 y desde entonces esta historia ha ido tomando forma. Arrancó en el taller de casa pero poco a poco fue haciéndose un hueco en el sector y ganando popularidad hasta lograr ser uno de los referentes, “Classified Moto”.

Ahora conocemos una de sus últimas creaciones, la minuciosa preparación de una Triumph Speed Triple que se parece muy poco a una Speed Triple… El modelo en el que se basa es el de 2007, pero tiene un sabor más a whisky bourbon que a escocés, la cuestión es que detrás del encargo se encuentra la firma Rebel Bourbon de Louisville, Kentucky. La intención es regalar esta moto en una campaña promocional.

En cuanto al trabajo realizado, lo cierto es que llama la atención principalmente por sus ruedas y su basculante monobrazo tubular construido desde cero. La mecánica es la de serie, pero el trabajo en la parte ciclo tuvo sus complicaciones para poder adaptar todo. El amortiguador trasero tuvo que ser sustituido, los neumáticos son Kenda Big Block. También hay cambios en el subchasis, el escape, la batería (que ahora es de litio), el asiento de cuero y el depósito de gasolina. Este último es el de serie, pero como puedes observar además de la pintura se ha modificado en sus formas con resina. Para rematar la estética unas mallas laterales, un faro retro y un guardabarros minimalista terminan de darle forma. Un diseño tan espectacular como salvaje, ¿no crees?