Ducati V21L: el futuro de MotoE

Decir que Ducati es ahora mismo la marca referencia en MotoGP no es ser demasiado atrevido, ya que además de haber demostrado que la Desmosedici GP es la moto más equilibrada y constante, en 2022 serán 8 las unidades que la firma italiana pondrá en pista. Sin embargo, la marca de Borgo Panigale no se ha conformado con su papel en la categoría reina del Campeonato del Mundo de Motociclismo sino que también ha apostado por los modelos eléctricos, la nueva Ducati V21L, convirtiéndose en el fabricante único de la Copa del Mundo FIM MotoE desde 2023 hasta 2026 al menos.

Siendo conscientes del gran reto que supone crear de cero una moto capaz de alcanzar las prestaciones que se requieren en MotoE, en Ducati no han querido verse sorprendidos con la llegada del 2023 y ya han puesto en pista a su espectacular V21L. El encargado de dar las primeras vueltas con el primer prototipo de la moto eléctrica fue Michele Pirro, uno de los mejores pilotos probadores del mundo y responsable de buena parte de la evolución de la Desmosedici en las últimas temporadas como piloto del equipo de pruebas de Ducati.

El escenario escogido para esa primera toma de contacto de la V21L fue el Circuito de Misano Marco Simoncelli, donde tanto Pirro como el resto de integrantes de Ducati tienen una amplia experiencia y además información de las capacidades de la Energica Ego- la moto a la que sucederá en 2023 la V21L-  en un trazado que ha estado desde el principio en el calendario de MotoE. El recorrido de mediana longitud con curvas lentas y rápidas se ha mostrado como uno de los más interesantes para esta categoría, permitiendo además un programa de trabajo equilibrado para el avance en el desarrollo de las motos.

A pesar de que a lo largo de los test la Ducati V21L tuvo que enfrentarse a condiciones de pista seca y mojada, lo cierto es que todo apunta a que las primeras sensaciones de la moto eléctrica italiana han sido muy positivas. Uno de los mayores problemas de las motos eléctricas con este nivel de prestaciones es el excesivo peso que alcanzan con las grandes baterías que necesitan, siendo ese punto uno de los que más atención ha recibido por parte de los ingenieros de Ducati, que han tratado de hacer una moto más ligera que su predecesora y con un carácter más ágil y fluido.

Por ese motivo, uno de los principales componentes de este primer prototipo es la fibra de carbono, que además de servir para fabricar todas las partes del carenado, guardabarros y demás protectores ha servido para construir todo el subchasis. En cuanto a las suspensiones, tanto la horquilla como el amortiguador están firmados por Öhlins, no siendo muy diferentes a los que utilizan las motos de MotoGP de la marca.

En esta primera toma de contacto, el propio Pirro se mostró satisfecho con la entrega de potencia del motor y su aceleración, llegando incluso a comparar esa primera fase con el carácter de la Desmosedici a pesar de estar limitado a un 70% de su potencial por motivos técnicos. En los próximos meses, el equipo de desarrollo del proyecto tiene como objetivo seguir avanzando para llegar a final de 2022 con una moto que alcance su máximo rendimiento.