MT KRE Snake Carbon 2.0 A5: rendimiento racing

Si hay algo que queda claro nada más ver el MT KRE Snake Carbon 2.0 A5 es que se trata de un casco con un estilo deportivo marcado tanto en sus formas como en su construcción y sus gráficas. Para conseguirlo, en MT Helmets han hecho un detallado trabajo de diseño que combina múltiples factores y detalles que finalmente consiguen un conjunto muy competitivo en el plano económico sin descuidar la parte más importante: la de la seguridad.

Pensando precisamente en ofrecer esa máxima seguridad pero haciéndolo manteniendo el peso lo más contenido posible, los ingenieros de la firma española han dotado al KRE Snake Carbon de una calota construida en fibra de carbono, como su propio nombre deja ver. De esta manera han conseguido una gran resistencia ante los impactos, estando disponible esta carcasa en tres tamaños diferentes para adaptarse mejor a las diferentes tallas del casco. En su interior, el material elegido para absorber la energía de los impactos e impedir que llegue a nuestra cabeza es el poliestireno.

Si en la parte exterior se nota el espíritu deportivo del MT KRE Snake Carbon 2.0 A5 por sus formas y su diseño agresivo, al ponérselo el interior confirma esa sensación en segundos. Gracias al acolchado interno, el casco se ajusta perfectamente manteniendo su posición por mucho que movamos la cabeza, dejando notar la presión justa que asegura su buen funcionamiento pero que en ningún momento llega a ser excesiva ni molesta. Como no podía ser de otra manera, este almohadillado interior es completamente desmontable y lavable para mantener la máxima higiene. Uno de los detalles muy positivos de los materiales en los que está confeccionado este acolchado interno es que tiene propiedades ignífugas.

Uno de los apartados más importantes en los cascos integrales es la ventilación interior y para ello, el MT KRE Snake Carbon 2.0 A5 dispone de una toma de aire frontal en la barbilla a la que se suman dos más en la parte superior. Abrir y cerrar estas tomas de aire es muy sencillo incluso con los guantes puestos, lo que permite ir jugando con su apertura incluso aunque estemos en marcha. La salida del flujo de aire se encuentra en la parte posterior del casco, donde tenemos dos aperturas que están posicionadas de manera muy discreta bajo el spoiler trasero, que sirve para conseguir una buena estabilidad de la cabeza y una buena canalización del aire sobre todo cuando superamos una cierta velocidad.

Otro de los detalles que dejan ver el buen nivel del casco en cuanto a la seguridad es su cierre de doble anilla de aluminio, que se encuentra perfectamente acolchado para que no nos rocen en el cuello ni la correa ni las dos anillas de aluminio. Para seguir potenciando su nivel deportivo, la pantalla cuenta con un mecanismo muy sencillo de utilizar que permite su sustitución en unos segundos. De esta manera, podemos cambiar la pantalla transparente que viene instalada en el KRE Snake Carbon por una oscura o ahumada que podemos adquirir a parte y cuyos precios oscilan entre los 21 y los 25 euros aproximadamente. Así mismo, disponemos de PinLock para evitar el empañamiento en condiciones de humedad y frío.