Prueba Yamaha NMAX 125 2021: MÁXima agilidad urbana

Suzuki Center Madrid
  • Motor 85% 85%
  • Suspensiones 90% 90%
  • Chasis 90% 90%
  • Frenos 80% 80%
Una de las mejores cualidades que se puede tener en la vida es saber dónde se está. De esta manera, podemos adaptarnos al medio que nos rodea de la mejor manera posible, consiguiendo el mejor resultado. Ese es precisamente el principio seguido por la nueva Yamaha NMAX 125 2021, una moto que tiene totalmente claro que su hábitat natural es la ciudad.

Con ese concepto grabado a fuego, los ingenieros de la firma japonesa trabajaron intensamente rehaciendo prácticamente el 100% de la moto de cara a este año y el resultado es muy positivo desde los primeros metros que se recorren con ella. La mayoría de esos cambios no se ven a simple vista, pero lo cierto es que están ahí y funcionan todos y cada uno de ellos, lo que hace que la pequeña Yamaha NMAX 125 2021 haya dado un nuevo paso adelante posicionándose como una de las mejores opciones a la hora de enfrentarse al día a día en las ciudades. 

Todos esos cambios hacen que el conjunto trabaje en una sóla dirección, llevando a la scooter nipona a destacar dentro de un segmento en el que hay mucha rivalidad y en la que muchas otras marcas apuestan por la sencillez y los precios bajos en lugar de por ofrecer un producto de nivel alto.

Ir descubriendo todos esos cambios uno a uno y sacándoles el mejor partido a todos ellos ha sido una tarea muy agradable y fácil de llevar a cabo. Más o menos igual de fácil que moverse por las calles con la nueva NMAX 125…

Como se suele decir, lo importante está en el interior. Y ahí es precisamente donde tenemos que mirar para encontrar la que para mí es una de las novedades más importantes en la nueva Yamaha NMAX 125: su motor. A estas alturas a nadie se le escapa que desde hace unos meses es obligatorio que las nuevas motos que se quieran vender en Europa deben cumplir con la normativa Euro5 y la scooter de Yamaha no es una excepción. Lo que sí es una excepción es el gran trabajo de ingeniería que tiene detrás el nuevo motor desarrollado por los ingenieros de la marca de los tres diapasones y que sin duda, es el gran protagonista de la moto. Los responsables de su diseño no se conformaron con hacer ligeros cambios respecto a la versión anterior para cumplir los estándares de emisiones, como modificar algunos parámetros de la inyección o trabajar en el escape, o incluso reducir sus prestaciones como ha sucedido con algunas motos en su paso a la normativa vigente.

Este propulsor tiene nombre propio –Blue Core- y también tiene una culata nueva además de haberse modificado el recubrimiento de determinados componentes internos. De esta manera, en Yamaha han conseguido reducir todo lo posible las fricciones internas entre estos componentes. Con ello, el resultado es una disminución de las pérdidas internas y eso se traduce de forma directa tanto en nuestro bolsillo como en nuestro entorno. La razón es muy simple: a menor rozamiento interno, menor consumo de combustible y a menor consumo de combustible menor contaminación y menor gasto en gasolina para nosotros.

Hay otro pequeño responsable de que ese consumo sea bastante contenido pero que no perdamos prestaciones en el intento, el sistema distribución variable VVA que equipa el motor de la Yamaha NMAX 125. Con un doble perfil de leva, cuando circulamos por debajo de las 6.000 revoluciones actúa uno sobre las válvulas y cuando las superamos actúa el otro. Si bien para la mayoría de usuarios este concepto de ingeniería puede sonar completamente ajeno e incluso irrelevante, la realidad es que esto se traduce directamente en el comportamiento de la moto en marcha. A la hora de callejear de manera tranquila y a velocidades reducidas, la moto funciona de manera muy suave, sin vibraciones y con una entrega de la potencia muy lineal y agradable, lo que permite una conducción muy cómoda y relajada. Eso sí, cuando decidimos exprimir un poco más el motor sus 12 CV de potencia están ahí para sacarnos rápidamente de los semáforos permitiendo aceleraciones más que suficientes y dándole a la moto un brío interesante.

Uno de los grandes protagonistas de la NMAX 125 es su motor

Siguiendo ese patrón de ofrecer la máxima suavidad, la Yamaha NMAX 125 2021 equipa un sistema Start&Stop desconectable que detiene el motor cuando nos paramos. La verdad es que tanto la parada como la puesta en marcha se producen de una forma casi imperceptible y muy rápida, por lo que prácticamente no se nota diferencia entre llevarlo activado y desactivado a la hora de la arrancada cuando el semáforo se pone en verde. Sin lugar a dudas, este sistema aporta su granito de arena y lo suma a los aportados por el resto de sistemas y componentes del motor a la hora de mantener a raya el consumo de combustible. Si bien la moto está homologada con un consumo medio de 2,2 L/100 km, en nuestro caso sólo hemos conseguido bajarlo hasta los 2,4 aproximadamente en un uso relajado y urbano que se va hasta los aproximadamente 2,7 o 2,8 L/100 km en caso de hacer tramos largos por autopista con la moto dando su máximo de manera continuada y prolongada. Desde luego, unas cifras reales muy respetables que no tienen nada que envidiar a sus rivales más directos.

Dando “percha” a ese músculo está un nuevo bastidor que no sólo ha cambiado su rigidez sino también sus formas. La consecuencia más directa de este cambio de formas la encontramos en la columna central, que ahora deja un hueco algo más amplio para el depósito de gasolina que permite alojar un volumen mayor. Esta zona marca el espacio disponible para poner los pies, que realmente no es demasiado amplio. Aunque rápidamente nos acostumbramos, esta disposición hace que subir a la moto y colocar las piernas no sea todo lo cómoda que nos gustaría. Sin embargo, tampoco obliga a llevar una posición demasiado incómoda ni cargante.

El bastidor da un carácter muy ágil y estable a la pequeña scooter nipona

Este nuevo bastidor también permite una centralización de la masa de la moto y eso lleva a que la NMAX 125 sea más manejable y muy ágil. Basta con insinuar una pequeña inclinación del cuerpo para que la moto entre en las curvas y también para que cambie de trayectoria de manera inmediata. A veces esa agilidad suele ir de la mano de una cierta inestabilidad, pero no es el caso de la scooter japonesa, que mantiene la estabilidad y el aplomo de manera sobresaliente. Las suspensiones tienen un tarado bastante duro que es en buena medida responsable de ese carácter, esa precisión y esa confianza que da la moto en las curvas, aunque como contrapartida lógica resulta un poquito dura cuando pasamos por baches grandes o resaltos. De todas maneras, si ponemos ambos efectos de esa dureza de las suspensiones en la balanza, no tengo ninguna duda de que pesa mucho más la parte positiva que la negativa.

Hay un punto en el que los conductores con menos experiencia notarán especialmente ese comportamiento de la parte ciclo de la NMAX incluso sin ser conscientes de ello. Ese punto no es otro que en el uso por autopistas o carreteras secundarias a velocidades más elevadas. La estabilidad de la moto sorprende positivamente en ese escenario, con muy pocos movimientos que puedan resultar desagradables. La moto es capaz de desenvolverse realmente bien hasta alcanzar una velocidad de crucero de 105 km/h, teniendo un pequeño plus el motor si le exigimos su máximo capaz de llevarnos a picos eventuales de hasta 110 km/h. La parte negativa de ir a esa velocidad es que la protección aerodinámica del frontal es muy reducida, estando completamente expuestos a los caprichos del viento de cara. Si la moto se va a utilizar de manera frecuente y prolongada en esas condiciones, lo ideal es instalar una pantalla elevada que nos haga el viaje mucho más cómodo. Por su parte, los espejos no reciben vibraciones a esas velocidades, por lo que su visibilidad es impecable y eso es siempre algo que se agradece, ya que suele ir de la mano de la ausencia de vibraciones incómodas para nosotros.

Otro de los detalles que hacen que la NMAX 125 2021 gane algunos puntos es su doble freno de disco tanto en el tren delantero como en el trasero. Ambas pinzas están controladas por el sistema ABS al que se suma en el plano de la seguridad el Control de Tracción que también equipa la moto. Ese Control de Tracción, que yo no fui capaz de hacer funcionar ya que las condiciones del asfalto eran óptimas durante la prueba, es un seguro extra principalmente en dos situaciones. Una de ella es cuando se circula en zonas mojadas especialmente resbaladizas como los pasos de peatones o como los típicos adoquines de algunas calles. La otra es en caso de encontrarse suciedad como arena sobre el asfalto. En ambos casos, los usuarios que más beneficiados se verán por este sistema son los que menos experiencia tengan sobre dos ruedas, suponiendo un apoyo extra para conducir con mayor seguridad que siempre se agradece.

La comodidad y el nivel de equipamiento de la NMAX 125 son dos de sus puntos fuertes

En una moto de este tipo, una de las cosas que debe valorarse a la hora de hacer un análisis completo es la posición de conducción y también el confort que es capaz de ofrecernos. Al hacerlo, la Yamaha NMAX 125 2021 aprueba y con buena nota gracias a la facilidad que se tiene para mantener una postura relajada y neutra. La distancia entre el asiento y el manillar no es mucha y eso permite que los brazos vayan relajados manteniendo la espalda recta. El asiento es muy amplio y algo duro, pero no llega a serlo demasiado. Si decidimos llevar a un pasajero, las dos zonas quedan completamente diferenciadas y eso hace que cada uno se mantenga cómodamente en su espacio.

Sin lugar a dudas, uno de los puntos destacables de la NMAX 125 es su buen nivel de equipamiento. A los ya mencionados sistemas de ABS, control de tracción y Start&Stop se suman su sistema de conectividad con smartphones, unas ópticas full LED y el sistema de Smart Key que permite usar la moto llevando el mando en el bolsillo y accionando el selector ubicado bajo el manillar. Estos tres componentes funcionan correctamente y son bastante útiles en el día a día. Precisamente siguiendo esa línea de la utilidad, el asiento guarda un buen espacio en su interior en el que se puede llegar a guardar un casco integral dejando algo más de hueco. Además, la Yamaha dispone de dos pequeñas guanteras frontales, una con tapa y otra sin tapa. Mientas que la abierta lleva la toma de USB, la que tiene puerta deja espacio suficiente para llevar pequeños objetos, aunque no lleva cerradura.

En definitiva, la nueva Yamaha NMAX 125 es una moto que se desenvuelve perfectamente y que está cargada de detalles muy interesantes en prácticamente todos los campos, estando muy bien acabada. Queda claro que es una de las grandes dominadoras del mercado en este estilo, teniendo además un contenido precio de 3.299 euros.

Equipamiento: 

-Casco: Scorpion EXO-R1 Air Victory

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad