Suzuki Center Madrid
  • Motor 80% 80%
  • Suspensiones 85% 85%
  • Chasis 85% 85%
  • Frenos 75% 75%
  • Acabados 90% 90%
  • Estética 90% 90%
Antes de subirte a la CFMoto 300SR por primera vez, lo mejor que se puede hacer es preguntarse si una moto deportiva necesita tener un motor muy potente en su interior para poder ser considerada de esta manera. A continuación, lo ideal es que pases un día con ella y descubras por ti mismo la respuesta a esa pregunta. Eso es precisamente lo que hemos hecho en Moteo y la respuesta que hemos obtenido es sencilla. No sólo tenemos claro que una moto con 29 CV de potencia puede considerarse como una deportiva, sino que subiendo la apuesta, puede hacer que te diviertas lo mismo que una moto con más potencia si eliges bien el escenario.

Al fin y al cabo, exprimir al 100% una moto es igualmente atractivo y si hay algo que permite la CFMoto 300SR si cuentas con una mínima experiencia es llevarla a su límite gracias a la facilidad que ofrecen tanto su motor como su bastidor para hacerlo. Tal vez no tengas unas enormes prestaciones a la hora de abrir el gas, pero te aseguramos que si te subes a ella dejando los prejuicios y las ideas preconcebidas a un lado, la moto más deportiva de la firma asiática puede sacarte una sonrisa debajo del casco. Y esa sonrisa no será la única, ya que la otra la mostrarás cuando veas su precio.

Siguiendo la política de hacer motos atractivas y económicas, CFMoto ha ido creciendo poco a poco y ha ido dando el paso desde los modelos de baja cilindrada hasta los modelos de capacidad media tales como esta 300SR o como los modelos de la gama de 650 centímetros cúbicos que ya pudimos probar en su momento y que nos sorprendieron gratamente. El concepto de la 300SR es el mismo: hacer una moto muy atractiva visualmente, dotarla de componentes de un buen nivel, hacer una construcción cuidada y como guinda del pastel, ofrecer un precio reducido. La suma de todos estos factores pretende ser el aliciente necesario para todos aquellos escépticos con el origen de CFMoto, una marca de origen chino pero que cada vez está enfocándose más al estilo europeo tanto en sus diseños como en algunos de los componentes de sus motos.

A simple vista, la CFMoto 300 SR tiene la apariencia de una moto de mayor potencia y tamaño

Precisamente el plano estético es la punta de lanza de la CFMoto 300SR, que basa gran parte de su poderío en una apariencia de moto deportiva que a primera vista puede llevarnos a pensar que se trata de una moto de mayor tamaño y potencia. A ello contribuyen dos factores, por un lado las formas agresivas con líneas muy marcadas y afiladas y, por el otro, la decoración de sus carenados que recuerdan a las motos de competición con vinilos que componen una imagen en la que los fabricantes de algunos de sus componentes tienen presencia como si se tratase de los patrocinadores técnicos de un equipo de carreras. Teniendo esto en cuenta, se puede intuir que el público objetivo de la pequeña deportiva es el de los jóvenes usuarios poseedores del carnet A2 que quieren disfrutar de un toque “racing” con un coste muy contenido antes de seguir escalando hacia otras motos mayores según vayan ganando experiencia.

Una vez valoradas las apariencias, llega el momento de subirse a ella y comenzar a rodar, la parte más importante para comprobar que el toque deportivo no se limita únicamente a lo visual. Nada más subirnos a ella, notamos que la posición de conducción es completamente cargada hacia delante con una única compensación para hacer que los kilómetros no nos carguen los brazos en exceso y que también podamos colocarnos más erguidos si queremos. Esa compensación está introducida de manera muy sutil por los semimanillares altos, que están situados sobre la tija en lujar de bajo ella. Quitando ese detalle, las estriberas están colocadas en una posición relativamente alta y retrasada, lo que invita a aplanar el pecho sobre el depósito para acoplarse en las rectas y también a poder descolgarse en las curvas si se quiere. Es precisamente esa postura acoplada la que permite que la amplia cúpula nos cubra razonablemente bien y que de esta manera, se consiga llegar a velocidades puntas superiores a las legales sin mayores dificultades estirando la sexta marcha. Una ventaja para la gente de estatura contenida es su reducida altura del sillín, fijada en 780 milímetros desde el suelo.

La caja de cambios funciona de manera suave y precisa, bastando una presión moderada en la palanca para que se vayan engranando las diferentes velocidades. Por su parte, el embrague permite hacer los cambios de manera rápida si se quiere, manteniendo un buen tacto en la maneta y también consiguiendo que pasar de una marcha a otra sea un proceso suave tanto en subida como en reducciones, momento en el cual se siente más efectivo el embrague antirrebote firmado por F.C.C.

A pesar de no ser demasiado potente, el motor tiene una respuesta y una entrega más que suficientes para ser una moto muy divertida

Una de las consecuencias de la potencia contenida de casi 29 CV que ofrece el motor monocilíndrico refrigerado por líquido es que hay que jugar bien con el cambio, eligiendo bien los momentos para subir marchas si queremos que siga empujando como queremos. Con un sistema de gestión electrónica diseñado por Bosch, la respuesta es la apropiada teniendo además dos modos de conducción diferentes seleccionables a través de un accesible botón en la piña izquierda. Estos dos modos son el ECO y el Sport, existiendo realmente una diferencia reducida entre ambos que se percibe levemente en la respuesta de la moto ante la contundencia con la que abrimos el gas. Lo que si se nota fácilmente es el cambio del diseño de la pantalla TFT a color cuando pasamos de uno al otro.

Cuando pasamos a una carretera de curvas es cuando comprobamos que tanto el bastidor como las suspensiones provocan que la CFMoto 300SR tenga un carácter juguetón que incita a que demos “guerra”. El chasis, un multitubular de acero, permite que la moto se mueva de manera ágil entre curvas pero también que se mantenga estable tanto en frenada como en tramos de velocidades más altas. Sin lugar a dudas, a ese comportamiento también contribuyen las suspensiones, compuestas por una horquilla delantera invertida de 37 milímetros de diámetro regulable en precarga al igual que el amortiguador trasero. Su tarado de serie es medio, tendiendo a ofrecer algo de dureza sobre todo si recurrimos a aumentar la precarga. Aun así, para una conducción moderada su respuesta es suficiente incluso con un piloto de envergadura.

El bastidor y las suspensiones trabajan bien en conjunto, haciendo que la moto sea ágil y estable a la vez

Para detenerse, la 300SR confía en la combinación de las pinzas fabricadas por la firma española JJuan –delantera de anclaje radial y doble pistón y trasera monopistón- y el ABS desarrollado por Continental, que no se muestra intrusivo a pesar de forzar las frenadas en parte también gracias al rendimiento de los neumáticos CST que vienen de serie y que mantienen el tipo de manera satisfactoria. Lo cierto es que siendo más que suficiente para una conducción responsable y segura, un poco más de potencia de frenado es algo que nos gustaría tener en el tren delantero. Eso sí, si empleamos conjuntamente el freno trasero podremos compensar la ligera carencia del delantero, consiguiendo una distancia de frenado buena y deteniéndose la moto en un espacio razonable ayudada por su bajo peso, que se queda en los 165 kg.

De la misma manera que otras motos de la marca, la 300SR equipa ópticas completas de LED, teniendo el doble faro delantero y el piloto trasero un corte muy acorde con el estilo de la moto. Así mismo, el cuadro de instrumentos aporta toda la información necesaria de manera muy visual y sencilla, contando con autorregulación a la luz ambiental e incluso con conectividad por bluetooth.

Una vez anotado todo lo demás, sólo queda destacar una última cifra: la de su precio. Con sus 4.195 euros, la CFMoto 300SR se posiciona como una moto muy económica para comprar, mientras que su consumo de 3,1 l/100 km hace que también sea económica frente al gasto fijo que requiere su uso. Desde luego, una poderosa arma para potenciar su venta ante aquellos que todavía necesiten más razones para tenerla en su garaje tras todo lo que ya te hemos contado de ella en esta prueba.

Equipación:

-Casco -> Scorpion EXO-R1 Carbon