Prueba CFMoto 650GT: kilómetros de economía

Suzuki Center Madrid
  • Potencia 80% 80%
  • Majeabilidad 80% 80%
  • Estética 80% 80%
  • Frenos 75% 75%
  • Equipamiento 85% 85%
Atrás ha quedado ya el concepto de que las motos de origen chino tienen unos estándares de calidad inferiores a los que estamos acostumbrados en Europa, con detalles y acabados que quedan por debajo de nuestras expectativas. Si todavía hay alguien que haga esa asociación, la CFMoto 650GT es una moto capaz de romper esos esquemas y hacerlo muy satisfactoriamente, siendo una moto tourer que nada tiene que envidiar a la inmensa mayoría de sus rivales tanto en comportamiento como en su nivel.

Después de pasar unos días sobre ella, la CFMoto 650GT nos ha dejado unas sensaciones muy positivas capaces de romper sin ningún tipo de compasión los prejuicios por su origen. A fin de cuentas, lo importante no es de dónde vienes, lo que importa es lo que eres… y lo que es la  650GT es una moto destinada a hacer kilómetros sobre ella tanto por carreteras convencionales como por autopistas y vías más rápidas.

Antes de nada, lo mejor que se puede hacer es indagar un poco en el origen de CFMoto, la marca de origen chino que tras muchos años de experiencia está ofreciendo modelos cada vez más pulidos y con mayor calidad. Como nota, cabe destacar que CFMoto es la responsable de fabricar algunos de los modelos más vendidos de otras marcas como KTM o Kawasaki. El paso lógico cuando eres capaz de fabricar motos de ese nivel para otros es que pronto lo hagas con tu propio sello y eso es lo que decidieron hacer los responsables de la firma asiática. El resultado es una línea de motos atractivas, de calidades más que aceptables y, además, muy competitivas en el plano económico.

Una vez asimilado esto, lo que hay que hacer es valorar la CFMoto 650GT como moto sin tener en cuenta lo demás. Para ello, en Moteo pudimos pasar unos días con ella llevándola a diferentes sitios por todo tipo de carreteras, desde las más reviradas y estrechas hasta las autopistas más convencionales, pasando por núcleos urbanos. Lo cierto es que la 650GT se desenvolvió con bastante soltura en la mayoría de situaciones, mostrándose como una moto bastante completa.

Hay que deshacerse del prejuicio de que las motos de origen chino no pueden ser motos con calidad y buenos acabados antes de ponerse frente a la 650GT

El corazón de la 650GT es un motor bicilíndrico en línea de 649,3 centímetros cúbicos que ofrece la moderada potencia de 60 CV. Esa potencia, sin ser una cifra espectacular, es suficiente para hacer que la moto pueda salir airosa tanto en una conducción tranquila como en una conducción un poco más exigente sin perder de vista que no se trata de un modelo deportivo pensado para ser exprimido. Aunque en la zona baja del cuentarrevoluciones podríamos echar de menos un poco más de empuje, rápido nos acostumbramos a ello. Eso sí, no debemos despistarnos, ya que no necesitaremos mucho tiempo acelerando para superar con creces los límites legales de velocidad.

Permitiéndonos aprovechar completamente el rango de revoluciones del motor, la caja de cambios de seis marchas funciona de manera muy precisa y suave, siendo muy fácil ir engranando marchas, sobre todo en subida. A la hora de bajarlas, tenemos que tener un poquito más de tacto, ya que el embrague no es antirrebote y podemos inducir a la rueda trasera a pequeños rebotes si reducimos cuando no toca. Aun así, no supone ningún problema y rápidamente se entiende cuando hay que hacerlo para que se mantenga la suavidad.

Gracias a la electrónica, la CFMoto 650GT nos permite elegir entre dos curvas de potencia diferentes. Por un lado está la Sport y por otra la Tourer. Pulsando un botón de la piña izquierda podemos alternarla, siendo la Tourer un poco más suave que la Sport pero sin grandes cambios. Lo que sí es claramente diferente en ambos modos es el cuadro de instrumentos, que cambia completamente al cambiar de una a otra.

Pese a no tener mucha potencia, sus 60 CV aportan un empuje suficiente para un uso normal de la moto tanto en carretera como en autopista

A la hora de afrontar las curvas, la 650GT se mueve cómodamente, teniendo una manejabilidad entre virajes que induce a pensar que es más ligera de lo que realmente es. Con sus 211 kg en vacío, la moto responde muy bien tanto en la entrada como en el resto de fases de la curva, manteniendo una estabilidad y un giro apropiados. El único punto que podría mejorar es el que nos encontramos a la hora de callejear en ciudad o de maniobrar en parado, siendo este el único escenario en el que se puede echar en falta algo más de ligereza o incluso, algo más de radio de giro a baja velocidad. Al margen de ese detalle, es muy fácil manejar la moto en todo momento.

Siendo una moto pensada para hacer kilómetros y pasar horas sobre ella, la ergonomía es un punto clave. Pensando en ello, los diseñadores de CFMoto decidieron optar por un asiento bajo y un manillar alto, lo cual nos lleva a adoptar una posición erguida que no carga los brazos ni la espalda. Así mismo, la pantalla frontal se puede regular de manera manual y sencilla para elevarla más o menos en función de nuestra altura y así mejorar la protección contra el viento.

Uno de los puntos a destacar de la CFMoto 650GT es el de algunos de sus componentes de primeras marcas, tales como las suspensiones fabricadas por Kayaba o el sistema ABS firmado por Continental que funciona de manera apropiada y en algunos casos algo conservadora del lado de la seguridad. Mención aparte merecen los frenos, que son fabricados por la firma española JJuan. El tren delantero cuenta con doble disco lobulado y dos pinzas de doble pistón, mientras que el disco trasero es mordido por una pinza monopistón que aporta una frenada dosificable. Por su parte, la bomba delantera permite que la maneta se regule en posición mediante una pequeña rueda, teniendo un tacto que en un primer momento puede ser un poco seco pero al que rápidamente nos adaptamos. Otra de las notas positivas es la ausencia de fatiga en tramos revirados aunque sea un uso prolongado.

Estéticamente, la 650GT es una moto con una línea cuidada que combina un aspecto relativamente deportivo con un toque de moto tourer dominado por el voluminoso frontal. A dar ese aspecto de moto grande ayudan las tapas laterales de líneas más redondeadas que envuelven la zona y las tapas del chasis, que ayudan a mantenerlo más protegido. Si nos fijamos en la parte trasera, el subchasis y el asiento son de corte más minimalista, situándose bajo la zona del pasajero las asas de agarre. También tiene una presencia elevada el silencioso del escape metalizado sobre el que se sitúa un protector de gran dimensión. También llama la atención el tono azulado metálico del muelle del amortiguador, un acierto a nuestro juicio que da una nota de color a la versión negra.

El nivel de acabados y de equipamiento hace que la CFMoto 650GT sea una moto avanzada y completa sobre todo teniendo en cuenta su precio

En el plano de la iluminación, la CFMoto 650GT cuenta con ópticas de LED en todos sus apartados, tanto en el doble faro delantero como en los intermitentes y el faro trasero. Todos ellos ofrecen una intensidad luminosa apropiada y, además, ayudan a dar un toque avanzado a la moto. Por su parte, el cuadro de instrumentos es una pantalla LCD a color de unas dimensiones generosas que ofrece información de la moto de manera clara. Esta pantalla se autorregula en intensidad luminosa para mantener la visibilidad en distintas condiciones. Además de los testigos normales, nos aporta información como la marcha engranada, la velocidad, el régimen de giro del motor, el modo de conducción seleccionado, el tiempo de uso, la distancia recorrida y el estado de carga de la batería. Como detalle, en la parte derecha interior del frontal disponemos de una toma de corriente de 12 Voltios perfecta para poder conectar dispositivos como el móvil o el GPS.

Una vez valoradas todas sus características de la CFMoto 650GT, sólo falta poner en juego otro de sus datos –para muchos uno de los más decisivos- su precio. Rondando los 6.500 euros, se mantiene muy por debajo de muchas de sus rivales, lo que puede suponer un motivo de peso a la hora de valorarla. A fin de cuentas, la relación calidad/precio de la moto es su principal arma para luchar en el segmento, pudiendo ser limitada para ser conducida con el carnet A2. La CFMoto 650GT está disponible en dos colores, el negro como el de esta prueba que da un toque más sobrio y el azul metalizado que es más llamativo.

¿Qué te ha parecido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Media: 5 / 5. Contador de votos: 2

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.