Prueba Suzuki GSX-S750 A2: la flecha afilada de Hamamatsu

Suzuki Center Madrid
  • Potencia 90% 90%
  • Majeabilidad 90% 90%
  • Acabados 90% 90%
  • Equipamiento 85% 85%
  • Estética 90% 90%
¿Alguna vez has oído que una moto limitada para el carnet A2 es seguramente una moto aburrida, lenta y que divertirse sobre ella es muy complicado? Pues bien, la Suzuki GSX-S750 A2 responde de manera muy clara a esa pregunta…

…y lo hace como deben hacerse las cosas, demostrándolo con hechos. La naked limitada de Suzuki cuenta con un motor que ha sido recortado hasta los 47 CV para cumplir con la normativa vigente, pero eso es únicamente lo que ha sido recortado. En el resto de aspectos, la Suzuki GSX-S750 A2 demuestra ser una “moto grande” y con unos componentes y acabados de muy buen nivel, por encima en muchos casos de sus rivales más directas. Además de eso, ofrece un comportamiento muy bueno en carretera. Y es que, si no puedes hacer que lo que destaque de tu moto sea la potencia, siempre puedes hacer que destaque por todo lo demás.

Lo primero que hay que tener claro antes de subirse a la Suzuki GSX-S750 A2 es que se trata de una moto que ha sido limitada a nivel de motor para poder ser conducida por todos los usuarios que acaban de obtener el carnet A2 durante sus dos primeros años sobre dos ruedas. Pero ojo, eso es lo único que hace que la moto esté en esa categoría, ya que el resto de sus componentes son exactamente igual que los de la moto Full Power.

En realidad nos encontramos ante una naked de alta cilindrada y de altas prestaciones a la que se le ha instalado una centralita que reduce la respuesta de su motor de manera electrónica. Así, una vez transcurrido el periodo necesario, y siempre que el propietario de la moto lo quiera, tener el motor con 95 CV es tan simple como acudir a un taller oficial para que hagan el cambio de centralita. Eso sí, hay que dejar claro que próximamente en las unidades nuevas ese cambio de capacidad se hará con una reprogramación de la centralita, no con su sustitución, lo que reducirá notablemente el coste.

Una moto grande, únicamente limitada en potencia

Todo esto se nota cuando te pones delante de la GSX-S750 A2 y notas que no es una moto pequeña en ninguno de sus sentidos. Su tamaño es considerable y su estética y componentes también dejan claro que se trata de una moto que de A2 lo único que tiene es la potencia. El aire que desprende la moto es el de una moto deportiva, algo que se nota a simple vista debido a sus formas agresivas y afiladas. Sin embargo, es cuando nos detenemos a mirar sus componentes cuando más claro nos queda que lo es.

Estéticamente, la moto tiene unas líneas deportivas pero muy elegantes que se combinan muy bien entre las diferentes partes. El frontal es dominado por el faro delantero alógeno sobre el cual se encuentra el cuadro de instrumentos, que es completamente digital y que aporta una información muy completa de la marcha de la moto. Gracias a sus dos botones, se puede cambiar el estilo del tacómetro, teniendo varias opciones a nuestro gusto. Además, podemos saber la marcha que llevamos engranada, la temperatura del motor, los distintos indicadores, el consumo medio y sobre todo, la configuración que llevamos seleccionada en el control de tracción.

La electrónica de la moto está liderada por el control de tracción desconectable con tres niveles, el Easy Start y el Low RPM Assist, que hacen la conducción más segura y cómoda

En el campo de la electrónica, la GSX-S750 A2 se desenvuelve muy bien gracias a tres sistemas: el Easy Start, el Low RPM Assist y el control de tracción. Mientas que los dos primeros están destinados a asegurar un arranque fácil y a reducir el traqueteo cuando rodamos a bajas revoluciones, el control de tracción pretende mantener al máximo la seguridad. Contamos con tres niveles diferentes que van de menor a mayor intrusismo, siendo el tercer grado el que más evita el deslizamiento del neumático trasero. Este control de tracción funciona de manera muy satisfactoria y perfectamente integrado, siendo realmente más perceptible por su sonido desde fuera de la moto. Aun así, todo un acierto desde nuestro punto de vista, sobre todo para los usuarios con menos experiencia que pueden ahorrarse más de un susto gracias a ello.

Una vez puesto en marcha el motor, lo primero que notamos es su suavidad y su sonido fino. Esa misma suavidad se nota cuando emprendemos la marcha, siendo muy dulce pero manteniendo un empuje más que aceptable teniendo en cuenta su potencia real. Para conseguir esa sensación, en Suzuki han jugado con la relación de cambio –la caja de cambios también destaca por su suavidad y precisión- que hace que la moto tenga una respuesta contundente. Ya en la parte alta del cuentarrevoluciones se nota más la limitación, pero no impide en ningún momento alcanzar velocidades por encima de las recomendables. Ese carácter alegre es también un buen aliado si se quiere hacer un uso más deportivo de la moto, recurriendo a carreteras reviradas o de montaña. Aunque eso sí, tampoco podemos esperar grandes reacciones al puño del gas, no lo olvidemos.

El campo en el que más destaca la moto es en el de su parte ciclo, que trabaja realmente bien en una conducción más exigente gracias a su chasis y suspensiones

En ese tipo de situaciones es donde aparece el punto fuerte de la moto en nuestra opinión: su parte ciclo. El chasis, cuyo concepto es heredado de sus hermanas deportivas de años anteriores, transmite aplomo y una agilidad que aporta mucha confianza sobre todo en el tren delantero. Las otras responsables de esa confianza y ese buen trabajo de la moto sobre el asfalto son las suspensiones Kayaba, siendo la horquilla delantera invertida y regulable en precarga y el amortiguador trasero con bieletas también regulable en este aspecto.

La frenada de la GSX-S750 A2 depende de dos discos delanteros con sus respectivas dos pinzas de cuatro pistones de anclaje radial Nissin. Bajo el control del ABS, la frenada de la moto se mantiene muy estable con el uso y aporta una potencia de frenado más que suficiente para un uso intensivo. El tacto de la bomba de freno delantera, con maneta regulable, es apropiado y deja buena sensación tanto en carretera como callejeando.

Por su parte, la ergonomía de la moto está en un término medio entre esas dos situaciones precisamente. Lo cierto es que subidos en ella, la GSX-S750 A2 resulta cómoda para las piernas, ya que no hay que llevarlas demasiado flexionadas gracias al tamaño de la moto y a la altura del asiento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ese espíritu deportivo de la moto se traduce en una posición que carga ligeramente el peso en el tren delantero. Por ello, en largos tramos y para algunas personas, los brazos pueden cargarse ligeramente. Aun así, en su conjunto, la moto es cómoda incluso en poblado, donde su peso real de 213 kg en orden de marcha no llega a sentirse como algo incómodo.

Es quizá en el plano de algunos gadgets tecnológicos donde la Suzuki GSX-S750 A2 puede continuar avanzando en sus próximas versiones, como por ejemplo las ópticas convencionales de halógeno en lugar de tipo LED. Al margen de ese detalle, la Suzuki es una moto de nivel capaz de estar a la altura de lo que se espera de ella gracias a su concepto, sus componentes y el buen trabajo de los diseñadores de la firma japonesa, correspondiendo esa confianza con hechos en lugar de palabras.

Su precio en promoción es de 8.790 euros, contando además con la posibilidad de adquirirla mediante el programa Suzuki Options que permite un pago inicial y una sucesión de cuotas mensuales.

¿Qué te ha parecido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Media: 1 / 5. Contador de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies