Mitt PK MAX: diversión para el día a día

Forza 300
Hay muchos usuarios de moto que necesitan un medio para moverse urbanamente en su día a día, una manera de escapar del tráfico y de los problemas de aparcamiento con ese plus de sencillez que aporta una moto de 125 centímetros cúbicos preparada para ser conducida con el carnet B de coche. Sin embargo, recurrir a una moto de este tipo no implica que usarla cada día no sea una fuente de diversión. Y es que ese es el concepto de la Mitt PK MAX, una moto económica y muy accesible que no renuncia a una conducción divertida, con carácter deportivo.

La PK MAX es la versión ampliada de su hermana pequeña, la PK. En este caso, la Mitt PK MAX cuenta con un motor de 125 c.c. que ofrece la cifra de 9,2 caballos de potencia. Esa cifra, que a priori pude no parecer excesiva, se compensa de manera muy satisfactoria por la relación de cambio cerrada, que hace que la moto salga muy bien desde parado y que no tenga ninguna dificultad para subir de revoluciones y alcanzar velocidades que pueden llegar a rondar los 100 km/h en tramos de autopista aprovechando su sexta marcha.

En cuanto a su parte ciclo, la PK MAX monta un bastidor multitubular de acero muy llamativo y que, en conjunto con las suspensiones, hace que la moto tenga un comportamiento muy ágil pero sin perder la estabilidad en los cambios de dirección o en los baches. Precisamente en el campo de las suspensiones, la PK MAX ofrece un muy buen resultado, con una horquilla telescópica invertida y un amortiguador trasero con una dureza apropiada y a la vez cómoda.

Para poder detenerse, la PK MAX equipa un disco delantero que es mordido por una pinza de anclaje radial. Tanto el freno delantero como el trasero trabajan bajo el control de un sistema de frenada combinada CBS, que reparte la potencia de frenado entre ambos trenes aunque únicamente apliquemos presión en uno de los frenos manualmente.

El que es sin duda uno de los puntos más fuertes de la Mitt PK MAX es su aspecto, propio de una moto deportiva de mayor cilindrada. Sus ópticas son de tipo LED, tanto en el faro delantero como en los intermitentes y el faro trasero. Así mismo, la forma de su depósito, de 13,5 litros de capacidad y la de la parte trasera de la moto contribuyen a generar un aspecto de moto naked deportiva.

El nivel de acabados de la PK MAX es muy aceptable, sobre todo teniendo en cuenta el precio en el que se vende  (2.895 euros). La instrumentación de la moto está compuesta por un cuadro LCD de color que muestra la información de la marcha, ofreciendo todos los datos necesarios.

¿Qué te ha parecido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Media: / 5. Contador de votos: