Yamaha YZF-R3 2019: una súper deportiva a escala

La llegada del permiso A2 abrió una nueva vía de desarrollo para los fabricantes y eso nos trajo la nueva categoría de las motos deportivas de 300 c.c. La Yamaha R3 fue una de las primeras motos en posicionarse en este segmento y ahora tras unos años desde su nacimiento, en Yamaha han renovado profundamente su deportiva mediana. A simple vista ya se puede comprobar que la evolución de la Yamaha YZF-R3 2019 ha sido todo un acierto, pero la moto japonesa esconde otras novedades además de su mejorada estética.

Precisamente esta estética es una de sus principales armas, ya que la Yamaha YZF-R3 2019 busca reproducir la línea agresiva y deportiva de su hermana mayor, la R1. Para ello, tanto el frontal como el colín han sido rediseñados, así como el depósito y los laterales que cubren el chasis multitubular de acero y el motor, que se mantiene prácticamente inalterado respecto a la versión anterior. Con una potencia de 42 cv, el propulsor de la deportiva japonesa busca tener un carácter divertido y ágil, subiendo rápidamente de revoluciones hasta alcanzar la zona de máxima potencia en la parte alta del cuentarevoluciones.

Al nuevo depósito de gasolina, que tiene una forma más ergonómica y que permite un mejor acople bajo la cúpula, se unen unos nuevos manillares que son más bajos buscando mantener una posición más deportiva pero sin ser incómoda para el día a día. Las tijas también han sido rediseñadas para poder acoger la nueva suspensión delantera, formada por una horquilla telescópica invertida de 37 mm de diámetro que mejora la respuesta de la moto. Sin ser regulable, la horquilla KYB cuenta con un tarado medio, sin ser duro pero manteniendo un tacto deportivo.

Esa mejora del comportamiento, sobre todo cuando se busca una conducción más agresiva, también viene de la mano de las nuevas llantas de cinco radios y de los neumáticos que equipa de serie, que son más deportivos que los de su predecesora. Todo este rediseño ha servido para optimizar la relación de pesos, consiguiendo acercarse mucho a un 50/50 entre el tren delantero y el tren trasero.  

En cuanto al sistema de frenos, la R3 cuenta con un disco delantero de 298 mm de diámetro que es mordido por una pinza de anclaje axial. Por su parte, el tren trasero cuenta con una pinza de un pistón y un disco de 220 mm. Ambos frenos están comandados por un sistema de ABS para mantener al máximo la seguridad en las frenadas tanto en un uso más exigente en carretera como en el día a día.

Otro de los puntos a su favor es el de las ópticas led, que le dan a la moto japonesa un toque llamativo. Por otra parte, el cuadro de mandos es una pantalla LCD de gran tamaño que busca recordarnos a las que suelen equipar las grandes deportivas e incluso las motos de competición. Además de los típicos testigos de intermitentes, luces, aceite y posibles advertencias, el cuadro de la R3 nos dará información de la marcha engranada, los consumos y el nivel de combustible, la temperatura del motor y los cambios de aceite.

Con todo esto, queda claro que la R3 ha sido preparada por la firma de Iwata para convertirse en la moto referente en este segmento tan competido. Su precio oficial es de 5.849 euros.

¿Qué te ha parecido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Media: / 5. Contador de votos: