Prueba MITT 125 Scrambler Limited: diversión Scrambler al alcance de todos

  • Potencia 75% 75%
  • Majeabilidad 95% 95%
  • Estetica 90% 90%
  • Acabados 90% 90%
  • Frenada 80% 80%
  • Cambio de Marchas 85% 85%

Hace unos meses, Mitt presentó su gama 2019 a la prensa para que pudiéramos probar de primera mano todas y cada una de sus propuestas para este año. Sin embargo, se guardaron la mejor de sus armas para el verano: la MITT 125 Scrambler Limited. Sin lugar a dudas, esta pequeña scrambler está llamada a ser una de las protagonistas de la marca española y viene dispuesta a llamar la atención en todos los sentidos. Con una estética muy marcada y atractiva, la Mitt 125 Scrambler Limited es más que simplemente una moto bonita, con otros detalles tanto en sus componentes como en su comportamiento que la llevan a ser una buena opción a la hora de buscar una moto pequeña y con personalidad para moverse por la ciudad.

Hay que reconocer que cuando uno se enfrenta a una moto desconocida, por mucho que intentemos evitarlo, lo primero que hacemos es fijarnos en la estética. A la hora de ponernos por primera vez frente a la Mitt 125 Scrambler Limited para probarla en profundidad no vivimos una excepción. Lo primero que llama la atención de esta pequeña moto es su aspecto, con un estilo muy scrambler que nos invita a pensar que realmente se trata de una moto de mayor cilindrada y, reconozcámoslo, de mayor precio.

A la hora de diseñarla, en Mitt han dado a la 125 Scrambler Limited un toque neo retro que acaba de marcar la línea que sigue la moto. Si sólo pudiéramos elegir un elemento a la hora de definir la moto, tal vez sería su horquilla delantera, cuyas botellas son de color rojo metalizado en lugar de las típicas negras o doradas en motos de este segmento. La combinación de las barras con el resto de la moto, en color rojo en esta unidad de pruebas, no desentona en absoluto, con un toque moderno aportado por el subchasis visible en color aluminio.

Otro de los grandes protagonistas es el faro frontal, de forma redonda y con un protector negro que le da un toque de moto preparada para un ambiente no tan urbano. De él salen directamente los dos intermitentes, que son bastante discretos. Siguiendo con ese primer vistazo, otro de los elementos que aunque discretos aportan lo suyo a la estética son las tapas laterales, que acompañan en negro mate al depósito y que en realidad canalizan el aire al tratarse de una especie de tobera al estilo de los tan famosos alerones de MotoGP en esta temporada (comparaciones aerodinámicas aparte).

Ya en la parte trasera de la moto, el elemento que predomina es la parrilla trasera, que se integra bien en el colín minimalista y parte justo a continuación del asiento continuo. Jugando a combinar lo moderno y lo más clásico, el faro trasero tiene una forma que contrasta con el faro delantero, con algo más de agresividad. Eso sí, ambos, al igual que los intermitentes, son de tipo LED. En este punto, la Mitt 125 Scrambler Limited adelanta a algunas de sus posibles competidoras, incluso a las que tienen un coste mayor. En esa misma línea reivindicativa de lo actual se puede meter también al portamatrículas, que en lugar de estar anclado al colín lo está al basculante mediante un brazo flotante.

Todo esto descrito combinado sutilmente hace que la Scrambler Limited sea una moto muy llamativa visualmente, pero lejos de quedarnos únicamente en lo superficial, la verdadera prueba para la moto es su uso intensivo en marcha. A la hora de subirse a ella y exigirle tanto al motor como a la parte ciclo es cuando descubrimos realmente su carácter.

La primera sensación al montarse a la moto es que su tamaño es muy contenido, haciéndose muy fácil llegar al suelo y a los mandos de manera cómoda. Precisamente esa posición de conducción no es tan cargante como en otras motos de este estilo, lo que más de uno agradecerá si se tiene que pasar un buen rato conduciéndola. En este aspecto, la única molestia puede llegar de parte de algunas vibraciones que llegan del motor al llevarlo a la parte alta del cuentarevoluciones, aunque hay que tener claro que esta moto no está diseñada para ese uso sino más bien para una conducción tranquila sin exprimir al máximo el propulsor.

Este motor monocilíndrico refrigerado por aire ofrece 10,8 CV de potencia, una cifra en la línea de la que este tipo de motores suelen dar para mantener su rendimiento a lo largo del tiempo y guardarse un margen de cara a la durabilidad. La caja de cambios funciona de manera correcta a la hora de engranar las cinco marchas con las que cuenta. Para moverse entre ellas tanto en subidas como en reducciones y arrancadas, el embrague mantiene el tipo sin problema. Debido a su potencia reducida, la 125 Scrambler Limited no es una moto que se caracterice por alcanzar velocidades puntas elevadas. No tiene problemas en llegar a rondar los 100 km/h en carretera, siendo difícil superar esa velocidad. Este es otro de los rasgos que en Mitt tienen claro, ya que su objetivo a la hora de incluir este modelo en su gama es el de hacer una moto urbana cuyo hábitat no es la autopista aunque pueda hacer tramos de vías rápidas sin problema.

Es en este punto, una vez recorridos los primeros kilómetros, en el que la Mitt se quita la careta y deja ver el que es su punto fuerte en marcha: el comportamiento de su parte ciclo, superior al de muchas de sus rivales. Es sorprendente lo fácil que es de manejar tanto en los giros cerrados como en los cambios de dirección, que resultan muy fáciles de hacer y además se hacen sin que la moto pierda nada de estabilidad aunque los fuerces. A ello contribuyen dos factores principalmente, la suspensión delantera telescópica invertida y los neumáticos, que en lugar de ser los habituales con tacos o con dibujos muy marcados de este tipo de motos, son de dibujo mixto. Esa combinación transmite bastante confianza y te invita a tumbar más de lo habitual en las scrambler.

A la hora de detener la moto, la Scrambler Limited cuenta con un disco delantero sobre el que actúa una pinza de anclaje radial de dos pistones. El tren trasero también cuenta con freno de disco, siendo ambos frenos comandados por un sistema de frenada combinada CBS. A pesar de no contar con ABS, cabe destacar la presencia de latiguillos metálicos en el tren delantero.

En definitiva, la Mitt 125 Scrambler Limited es una moto que combina de manera muy positiva el comportamiento dinámico con el plano estético, reivindicándose como una buena opción para todos aquellos que quieran una moto de 125 para moverse en el día a día. Eso sí, para aquellos a los que estas dos cosas no sean suficientes, hay otro factor muy interesante: su PVP es de 2.495 euros.

¿Qué te ha parecido esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Media: / 5. Contador de votos: