Jarabe de palo para el aparcamiento malo

Estamos hartos de ver cómo el hecho de tener una moto parece que otorga total impunidad a la hora del aparcamiento. En nuestro caso, normalmente, esto se soluciona con una multa de las autoridades o la retirada del vehículo. Pero mucho ojo si esto lo haces en la India porque, igual, te quedas sin moto a la que aparcar.

Hoy nos vamos a Chennai, una de las ciudades más grandes de la India. Allí, una pareja de policías que hacía su ruta vio algo que les sacó de sus casillas y no pudieron mirar a otro lado… ¡Un mal aparcamiento de moto!  “¿Qué clase de ejemplo les estaremos dando a los niños si permitimos esto?” -debieron de pensar los policías-.

El caso es que los agentes se bajaron y, como si se trataran de los clásicos “poli bueno, poli malo” de las películas, uno de ellos se lió a golpes. Palo viene y palo va, pim, pam, zasca, pum,… la onomatopeya que le quieras poner, vaya. El policía le pega a la moto por todos lados, como si le debiera dinero, hasta que llega el dueño. El hombre debió de pensar que ante tal situación cualquiera decía nada, claro. Así que se sube a la moto con una palmadita en la espalda y la mejor de las sonrisas del “poli bueno”. Antes de irse, eso sí, el otro agente parece haberse dado cuenta de que se había dejado una mancha y muy amablemente se la quita con el último golpe.

Ahora, dejando un poco a un lado la broma, obviamente los dos policías han sido suspendidos. Ellos argumentaron que el dueño era un comprador de drogas y que aparcaba ahí habitualmente. Una justificación que parece que flojea un poco para tomar esas medidas contra un mal aparcamiento. Aunque también es cierto que no es la primera vez que vemos algo similar en la India, ¿no?