Así es la nueva BMW S1000RR: el último “misil” alemán

Tras llevar dando guerra 10 años por todos los circuitos del mundo, ha llegado el momento de la evolución. La nueva BMW S1000RR llega renovada por completo para ser más rápida, pero sobre todo más manejable.

Si hay algún pero que se le podía poner a la anterior S100RR es que era una moto no demasiado fácil de llevar. Era una moto a la que sólo los pilotos más expertos podían sacarle todo el partido. Sin embargo, la nueva BMW S1000RR ha nacido para cambiar eso radicalmente.

Para conseguir ese propósito, los ingenieros alemanes han partido de su antecesora y la han renovado de arriba abajo. Compartiendo únicamente el espíritu, las dos versiones son muy diferentes, empezando por el motor. El nuevo propulsor es más potente, alcanzando los 207 cv y además es más ligero, con 4 kg menos. Como novedad, la S1000RR incorpora la tecnología BMW ShiftCam, un sistema de distribución variable.

También han sido cambiadas tanto las suspensiones como algunos valores de la geometría de la moto. La superbike alemana cuenta de manera opcional con un control dinámico de la suspensión. El bastidor, rediseñado por completo, ha sido aligerado y además se ha estudiado en profundidad para mejorar la gestión de los esfuerzos. De esta manera, se ha conseguido que la S1000RR 2019 sea una moto más sencilla de pilotar.

En el apartado de la electrónica, la nueva BMW S1000RR también llega cargada de cambios. La gestión electrónica nos permitirá elegir entre cuatro modos de conducción programados. De esta manera, podremos ajustar la respuesta del motor según donde estemos y lo que queramos en ese momento.

Pero eso no es todo, ya que los más exigentes contarán con tres modos de pilotaje más dentro de los denominados “modos pro”. Con ellos, se podrán regular diferentes parámetros por completo. Para mantener la seguridad, también son equipados de serie el control de tracción, el antiwheelie y el ABS.