¿Se puede pilotar una moto destrozada? Si eres Greg Leblanc sí

Está claro que las motos de carreras son motos muy preparadas y diseñadas para dar el máximo. Sin embargo, también está claro que son frágiles y más cuando te caes a grandes velocidades. En ese caso, muy posiblemente los daños sean enormes y la carrera haya acabado para ti. A no ser que sepas pilotar una moto destrozada y te llames Greg Leblanc…

Pilotar una moto de carreras en el Campeonato del Mundo de Resistencia está al alcance de muy pocos. Esta competición es una de las más duras del mundo debido a la gran dificultad de ser muy rápido y de hacerlo durante tantas horas de carrera. Pero hacerlo encima de una moto destrozada por completo está al alcance de menos personas todavía.

Eso fue precisamente lo que hizo Greg Leblanc, piloto francés del Honda Endurance Racing. El galo se fue al suelo en una de las curvas rápidas del trazado alemán en las 8 Horas de Oschersleben. El resultado fue muy desigual para él y para su Honda CBR-RR Fireblade. Mientras que el piloto se levantó rápidamente, su moto quedó tendida en la grava con enormes daños.

Hasta ahí, la situación es algo común en las carreras. Lo que ya no es tan común es lo que pasó a continuación. Lo que en el 99% de los casos habría supuesto una retirada definitiva, en esta ocasión sólo supuso un contratiempo. El responsable de ello fue Leblanc, que levantó su moto y a pesar de estar prácticamente destruida, la llevó hasta el box para que su equipo pudiera repararla.

Sin embargo, la odisea no se había acabado todavía. Ya a punto de entrar al box, Greg Leblanc volvió a irse al suelo debido a los líquidos que su maltrecha CBR estaba perdiendo. Aun así, sus mecánicos rápidamente tomaron el control de la situación. 12 minutos después, la moto japonesa volvía a pista para acabar la carrera en una meritoria 13ª posición a nueve vueltas del vencedor.