Prueba KYMCO DTX 125 2022: preparada para todo

  • Motor 80% 80%
  • Chasis 85% 85%
  • Suspensiones 85% 85%

Aunque en los coches es algo que se lleva viendo desde hace bastantes años ya, los diseños mixtos en motos preparadas para un uso sobre el asfalto y a la vez un uso sobre pistas de tierra son bastante menos frecuentes, sobre todo cuando se aplican sobre una scooter. La KYMCO DTX 125 2022 es uno de los mejores ejemplos que hay en el mercado actual y más aún si lo restringimos a las motos de 125 centímetros cúbicos. De la mano de su estética moderna y actual, la propuesta de la firma de origen taiwanés busca ofrecer un paquete que sea efectivo independientemente de la superficie sobre la que se encuentre.

Si bien puede parecer que es una apuesta arriesgada por eso de que es difícil estar a la vez en misa y repicando, lo cierto es que la KYMCO DTX 125 2022 consigue encontrar un compromiso bastante equilibrado que deja claro que se trata de una moto polivalente y que cubre un espacio en el mercado que puede ser interesante para muchos usuarios. En definitiva, se trata de una scooter que se encuentra entre dos mundos y que es capaz de encajar en ambos, como hemos podido comprobar tras pasar unos días con ella.

Equipamiento:

Casco: Scorpion ADX-1 Lontano

Chaqueta: Tucano Urbano Urban Network

Botas: O´Neal RCS Urban

<<La DTX 125 encuentra el equilibrio entre un diseño para carretera y uno destinado a pistas de tierra>>

Siempre he pensado que cuando te subes a una moto, lo primero que tienes que hacer es conocerla y conocer así mismo su concepto para saber qué es lo que tienes entre manos. Eso es muy fácil de hacer cuando te subes a una moto de campo o cuando te subes a una moto urbana. Sin embargo, ¿cómo se plantea cuando la moto en cuestión quiere encajar en los dos terrenos a la vez? La respuesta para mí es sencilla, aceptando que la única manera de conseguirlo es con un compromiso medio.

Eso debió ser lo que pensaron los diseñadores de KYMCO a la hora de llevar a cabo esta moto, que sigue a grosso modo el concepto de los SUV tan explotado últimamente por las marcas de coches. Obviamente, la DTX 125 no se trata de una moto de campo y como tal, no es justo ni razonable pretender meternos con ella por tramos de enduro ni trialeras o hacer saltos como si estuviéramos encima de una moto de offroad pura. Sin embargo, debo reconocer que pese a mi escepticismo previo, la nueva moto de KYMCO se defiende muy bien en pistas de tierra incluso con irregularidades que pasarían factura a cualquier moto de carretera.

La KYMCO DTX 125 2022 es ideal para hacer tramos de camino que nos podemos encontrar en el día a día de pequeños núcleos urbanos alejados de las grandes ciudades e incluso para escapadas de fin de semana en las que no todo el recorrido se realice sobre el tan cómodo asfalto. El secreto para este buen funcionamiento en caminos –a una velocidad moderada obviamente- es el trabajo en conjunto entre sus suspensiones y sus neumáticos mixtos, que tienen un dibujo muy marcado pero que no llegan a tener tacos. Tanto en curvas como en rectas, pasando por baches significativos, la DTX 125 mantiene muy bien el tipo, haciendo que el recorrido sea cómodo y agradable. El ABS, que actúa sobre el tren delantero y también sobre el trasero, se encarga de poner la seguridad a la hora de detenerse, haciendo que sea necesario frenar fuerte con el freno delantero para que entre en funcionamiento debido al buen nivel de agarre que tenemos. Diferente respuesta encontramos en el tren trasero, que es quizás demasiado sensible e intrusivo si se quiere hacer una conducción más agresiva.

<<Tanto el motor como las suspensiones trabajan de manera muy suave y cómoda, permitiendo una conducción agradable>>

Una vez probado el 50% del terreno sobre el cual está basado el diseño de la KYMCO DTX 125 2022, toca probar el otro 50%: las calles y carreteras convencionales con su correspondiente asfaltado. En ellas, la respuesta de la moto es buena en todos sus apartados. Resulta sorprendente el funcionamiento de los neumáticos, que aportan confianza y permiten tumbar la moto sin dudar. De la misma manera, las suspensiones trabajan bien y su tarado es cómodo tanto en la circulación normal como ante los baches y resaltos que nos encontremos en el camino. Por su parte, los frenos tienen una potencia suficiente, aunque en su primer recorrido no muerden excesivamente. Eso se soluciona aplicando más presión en las manetas, lo que hace que rápidamente la DTX 125 se detenga.

Si bien la “todoterreno” taiwanesa es polivalente, no es una moto puramente urbana y eso se nota tanto por su volumen como por su nivel de agilidad. Su diseño es el de una GT de dimensiones grandes con una distancia entre ejes considerable y un peso elevado que alcanza los 179 kg. Callejeando estos factores se notan, pero a su favor también tienen responsabilidad a velocidades más altas y en carretera abierta, donde es realmente estable y cómoda. Con su motor de 125 centímetros cúbicos y 12,9 CV de potencia, la KYMCO DTX 125 es capaz de superar la barrera de los 100 km/h con algo de margen, estando capacitada para completar tramos de autopista sin problemas. Este motor con refrigeración líquida funciona de manera muy redonda, no transmitiendo apenas vibraciones y teniendo una entrega de potencia muy agradable, con contundencia en las aceleraciones.

La ergonomía de la DTX 125 tampoco se queda atrás gracias a una posición de conducción confortable. El asiento, con un diseño en exclusiva para el modelo español, es realmente amplio y tiene un mullido agradable, presentando una clara diferenciación entre la zona del conductor y la del pasajero. El manillar está colocado a una altura correcta y a una distancia bien medida, lo que ayuda mucho a que no aparezca fatiga con el paso de los kilómetros. Su pantalla frontal quita buena parte del aire ayudando a ello, aunque tal vez unos centímetros más no hubiesen venido mal para proteger todavía más.

<<Sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes de la DTX 125 es su nivel de equipamiento y su catálogo de accesorios opcionales>>

Sin duda, uno de los aspectos más interesantes de la KYMCO DTX 125 2022 es su nivel de equipamiento tanto de serie como del catálogo de accesorios extras. De serie, la KYMCO dispone de un cuadro de instrumentos amplio y moderno, manetas de freno regulables en posición, una toma de 5V en el manillar bajo una discreta tapa que permite cargar el móvil mientras se está usando como navegador, una guantera con otra toma de carga USB y la disposición de pata de cabra y caballete central. Así mismo, tenemos un espacio bajo el asiento muy amplio capaz de alojar dos cascos integrales y alguna cosa más. Por su parte, los espejos son inmejorables gracias a su gran superficie que permite tener un campo de visión que es de lo mejor que se puede encontrar en el mercado a día de hoy. El sistema Keyless pone el toque tecnológico.

Dentro del catálogo de accesorios, podemos encontrar todos los extras instalados en la unidad de pruebas, siendo todos ellos muy interesantes. Desde las defensas metálicas laterales hasta el soporte para móvil, pasando por los cubremanetas, las chapas protectoras de la plataforma o el baúl trasero de 30 litros de capacidad.

En resumidas cuentas, la KYMCO DTX 125 es una buena opción para todos los usuarios que necesiten pasar de calles asfaltadas a caminos de tierra y que quieran una moto cómoda y moderna para ello. Con sus cuatro versiones cromáticas –verde, grafito, gris y naranja- su precio oficial es de 4.699 euros.