Mi moto no frena bien, ¿qué puede ser?

En algún momento de la vida útil de nuestra moto, su eficacia de frenado puede verse comprometida o incluso muy limitada. Si tu moto no frena bien, hay diversas partes de ella que pueden ser las culpables. A continuación, repasamos las principales causas de que una moto no frene correctamente.

Antes que nada, en caso de dudas con el sistema de frenado de nuestra moto, debemos acudir a un taller de confianza. Si tu moto no frena bien, puedes tener un accidente. Es muy peligroso dejar pasar un problema en el sistema de frenado. Por ese motivo, ante cualquier sospecha, lo mejor es recurrir a los expertos.

Lo primero que debemos comprobar si nuestra moto no frena bien es que las pastillas se encuentren en buen estado. Es importante no apurar el desgaste de nuestras pastillas de freno. Además de disminuir su rozamiento con el disco, puede hacer que el recorrido de la maneta de freno se haga mayor de lo recomendable. Así mismo, debemos observar que la superficie sea lisa. Es mala señal que tengan un desgaste irregular.

Si el problema no está en las pastillas, el siguiente elemento a mirar es el disco. Debemos comprobar que no esté demasiado gastado. Si tiene escalón en la zona de rozamiento, puede que esté demasiado gastado. Además, hay que asegurarse de que no está impregnado en ningún tipo de aceite o líquido. De ser así, hay que buscar la procedencia, limpiar el disco y cambiar las pastillas aunque estén poco gastadas. Estas tienden a impregnarse, expulsando el aceite absorbido al calentarse.

En caso de que pastillas y disco estén bien, tendremos que fijarnos más arriba, en el latiguillo. Si la presión que tenemos en la maneta es inferior a la normal, debemos purgar el sistema. En caso de que una vez purgado sigamos sin poder frenar bien, debemos comprobar la bomba. Si no tenemos presión en la maneta, debe existir una fuga. En ese caso, se puede reparar la bomba o cambiarla por una nueva.