Yamaha X-MAX 400 2018: funcional y deportivo

El ADN deportivo de Yamaha se ve plasmado en su nuevo scooter el Yamaha X-MAX 400. Una línea agresiva pero sin perder su lado racional. El modelo llegará a los concesionarios en agosto.

La «saga Max» de Yamaha es uno de los pilares de la firma japonesa. Su principal valuarte es el Yamaha T-MAX, aunque ahora llega el nuevo Yamaha X-MAX 400. Se trata de un modelo adaptado a la Euro4 que llegará a los concesionarios en agosto.

Está plagado de novedades y modificaciones con respecto a su predecesor. De entrada, su peso con líquidos es de 210 kilos. Se trata de un ahorro de 5 kilos frente al modelo previo, un ahorro significativo. Su corte deportivo no descuida tampoco los detalles prácticos. Muestra de ello son el parabrisas ajustable en dos posiciones o el encendido con llave inteligente. Pensando en adaptarse a todos los públicos, el manillar se puede ajustar en dos posiciones. Eso sí, para ello se necesitarán las herramientas necesarias.

Todas las luces que equipa son de tecnología LED. Entre ellas destaca los faros LED de doble guía, que le confiere parte de su aspecto. Otro alarde de «poderío» llega con la instrumentación LCD multifunción.

En el nuevo Yamaha X-MAX 400 se ha tenido muy en cuenta su uso diario. Es por ello que, además de la ergonomía, se ha pensado en la capacidad de carga. Gracias a ello cuenta con un notable espacio bajo el asiento en el que pueden entrar dos cascos integrales.

Si hablamos de seguridad, equipa de serie ABS y CTS (control de tracción) y cuenta con doble disco delante. Igualmente, cuenta con un freno de estacionamiento para evitar sustos en parado.

El nuevo Yamaha X-MAX 400 estará disponible en tres colores: Phantom Blue, Sonic Grey y Blazing Grey. Por el momento no se ha confirmado el precio de venta.